Iluminación Bosch

Resistencia al recalentamiento
Existen diferentes formas de nombrarlos, las lámparas, bombillos, ampolletas y focos, son componentes del sistema de iluminación del vehículo y hacen parte de la seguridad activa. Su función es entregar la mejor intensidad de luz, para poder ver el camino, sin obstaculizar la visión de otros vehículos.
Existen varios tipos de lámparas: Halógenos, siempre ubicados en frente del vehículo (H1, H4, H7, etc.), antiniebla, intermitentes, tablero de instrumentos, interior del vehículo, luz de freno, reversa, portaequipaje y placa.

Recomendaciones generales:
1. Verificar la correcta aplicación y las especificaciones de voltaje, watt (watios) y tipo de conector.
2. Preferiblemente no tocar el cristal con los dedos, porque el sudor, grasa o partículas pueden quedar unidas en el cristal, causando que alta temperatura de trabajo disminuya su vida útil, mejor sostenerlo del conector.
3. Antes de instalar lámparas nuevas, apague el vehículo y todo el sistema de iluminación.
4. Siempre cambiar las lámparas por parejas, para evitar tener una mala iluminación.
5. Hacer alineación de luces cada dos años, o después de realizar algún trabajo de lámina y pintura (carrocería) en la parte frontal del vehículo.
6. Mantener correctamente la presión de aire en los neumáticos del vehículo, porque puede variar el ángulo de proyección de las lámparas delanteras.
7. Verificar el correcto funcionamiento de la batería, también observar el conector, cables y guardapolvo que protegen las lámparas.
8. Revisar el sistema de iluminación antes de viajar para tener mayor seguridad y confort al conducir.
9. El rendimiento luminoso puede disminuir 50 % después de 2 años.